¿Cómo afecta la obesidad en la fertilidad del hombre?

La obesidad tiene consecuencias negativas para la salud. Algunas son más conocidas y están mejor documentadas que otras.
Estudios recientes han demostrado que otra consecuencia potencial de la obesidad es la dificultad a la hora de concebir un bebé. Una de las razones que se barajan como culpables muy viables es la obesidad.


La obesidad y el recuento de espermatozoides


Aunque la mayoría de la gente mira inmediatamente a la mujer en la relación por este problema en particular, los hechos indican que la obesidad masculina también puede conducir a un bajo recuento de espermatozoides, que también puede obstaculizar los esfuerzos de fertilidad y el progreso.


Nuestros cuerpos fueron diseñados para fines específicos. Es totalmente sorprendente lo bien que funciona cada parte del cuerpo humano para apoyar a las demás. Hay muy pocas máquinas que puedan competir con la genialidad del diseño del cuerpo humano.


Después de miles de años de estudio del cuerpo humano, todavía hay muchos misterios ocultos en su interior.


Sin embargo, la verdad se reduce a esto: metemos cosas en nuestros cuerpos y abusamos de ellos de maneras para las que nuestros cuerpos simplemente no fueron diseñados y, sin embargo, nos las arreglamos para adaptarnos y sobrevivir a muchas de estas cosas.


Es sorprendente cuando se piensa en que el cuerpo humano soporta las muchas cosas que hace sin un daño permanente e irrevocable.


La buena noticia para quienes intentan concebir es que el cuerpo humano también tiene la notable capacidad de curarse a sí mismo. Esto significa que aquellos que encuentran que sus esfuerzos por concebir se han visto obstaculizados por la obesidad también han visto cambios positivos al perder tan sólo entre un cinco y un diez por ciento de su capacidad para concebir.


Trabajo en equipo


Si ambos miembros de la pareja tienen sobrepeso, puede ser una buena idea trabajar juntos para deshacerse de esos kilos no deseados y adoptar un estilo de vida más saludable y activo.


Mantenerse activa cuando se intenta concebir y durante todo el embarazo es una buena idea para la mujer de la relación, ya que puede ayudar en el proceso de parto.


Si estás intentando concebir sin éxito y llevas más de un año haciéndolo, probablemente te convenga acudir a un especialista en fertilidad para descartar otras posibles consideraciones.


Aunque rara vez es una mala idea adoptar un estilo de vida más saludable, también deberías consultar a tu médico antes de empezar una dieta estricta o un régimen de pérdida de peso para asegurarte de que no hay otros factores que puedan estar causando tus problemas de peso.

Esto es especialmente cierto si has ganado una buena cantidad de peso en un periodo de tiempo bastante corto.

Además de la dificultad para concebir, la obesidad también puede provocar un mayor riesgo de aborto espontáneo una vez que se ha producido la concepción.


La obesidad también conlleva un mayor riesgo de padecer afecciones como la diabetes gestacional durante el embarazo, la preeclampsia y, en algunos casos, la muerte fetal y los defectos de nacimiento.
No es un obstáculo menor para un embarazo saludable y debe considerarse cuidadosamente antes de intentar concebir.


Otra consideración cuando se trata de la obesidad y la fertilidad es que el sobrepeso también puede dificultar los efectos de los tratamientos de fertilidad.


Esto significa que el proceso suele ser más largo y costará bastante más a lo largo del tiempo que si la obesidad no fuera un factor. Si a esto le sumamos los riesgos para el bebé, es algo que no debe tomarse a la ligera a la hora de planificar los tratamientos de fertilidad.


Es posible que, una vez que empiece a deshacerse de los kilos, la intervención para la fertilidad deje de ser necesaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *